27/01/2019 2ª etapa a Covadonga (Bendición – Alto Espinadal)

Cota de partida: 252 m
Cota de llegada: 326 m
Cota máxima: 583 m
Distancia: 16 km

Comienza en la carretera del Berrón a la Gargantada, cerca del pueblo de Bendición, donde finalizamos la etapa anterior.

Aquí hay que seguir la carretera hacia la derecha durante unos doscientos metros aproximadamente, hasta encontrar a la izquierda una pista asfaltada con una indicación al pueblo de Pando; siguiendo siempre por esta pista que, en ligero ascenso y dejando los cruces que nos encontramos, se llega junto a una nave que está a la izquierda del camino y que frente a ella tiene una chabola blanca con un banco de madera.

Aquí se abandona la pista asfaltada que conduce a Corripos y se coge el camino de la izquierda que se introduce en una pradería, hasta el primer cruce, donde tenemos que coger la pista de la derecha que bordea la nave y se dirige hacia una zona boscosa frente a nosotros.

Antes de llegar a ella hay que volver a desviarse, esta vez a la izquierda para introducirnos en ella; muy poco después de coger esta desviación el camino se transforma en senda, y se introduce en un mundo donde el silencio y el sosiego son los reyes del camino, junto con los castaños centenarios.

Continuando por esta senda se llega a un cruce donde existe un muro de piedra y una hermosa casería recién restaurada con un bonito hórreo junto a ella; aquí el camino da un brusco giro a la derecha, dejando la casa a la izquierda. No obstante, en caso de equivocarnos, no existe problema, ya que el camino de la derecha conduce cerca del apeadero de FEVE de Valdesoto, y al llegar a él se sigue dejando la vía a la izquierda hasta el primer cruce que encontramos, donde se coge el camino ascendente de la derecha que nos llevará al camino que habíamos perdido.

Al poco trecho abandonamos por la izquierda la senda que llevamos, pasando por debajo a la casería, hasta que nos encontramos un pequeño arroyo que cruzamos si lleva poco agua, en caso contrario hay que buscar la manera de atravesarlo por el prado de la derecha, e iniciamos el ascenso por un camino estrecho y con bastante maleza, al poco tenemos de frente una casa de ladrillo visto con las marcas del GR pintada.

Continuando un pequeño trecho se llega a una pista que seguiremos por la derecha y en ascenso que se adentra en bosquete de castaños, hasta llegar a una bifurcación, donde seguimos el camino de la izquierda; este camino podemos encontrárnoslo cerrado con cierres de alambre de espinos en algunos sitios, hasta llegar junto a una pequeña explanada, donde salen dos caminos, uno a la izquierda en sentido contrario al que traíamos y otro a la derecha que asciende.

Es este el camino que debemos coger hasta la próxima desviación que nos encontramos, donde se coge la de la izquierda que desciende ligeramente y al poco tiempo sale del bosque y nos conduce junto a una casas conocidas como el Molín de Rufo, cerca de la vía de FEVE y de la carretera de Carbayín a Pola de Siero; atravesamos por debajo la vía de FEVE y salimos a la carretera.

Enfrente de nosotros y atravesando la carretera sale un camino de hormigón que al poco tiempo se transforma en tierra y se introduce en una zona arbolada de castaños y algún que otro roble, y obviando todas las desviaciones nos lleva a la aldea de El Escobal.

Junto a unas casas y enfrente de una torre de energía eléctrica, continuamos por la pista asfaltada que sale a la izquierda, hasta el próximo cruce, donde volvemos a coger la desviación de la izquierda, que al cabo de cerca de trescientos metros se transforma en una senda y que pasa muy cerca de la fuente “la pedrera” que está debajo de la senda y muy cerca de ella; a partir de aquí discurre por un espeso bosque donde en un prado se encuentra un antiguo chamizo de una mina, y en descenso sale junto a una casa con un enorme muro de hormigón: estamos en la aldea de Lamuño.

Cruzando el pueblo en dirección E se llega a la carretera de Pumarabule, la cual se coge hacia la izquierda hasta llegar a una desviación a la derecha justo cuando la carretera cambia de rasante; siguiendo por esta desviación que asciende y obviando el primer desvío de la derecha (que conduce al depósito de aguas), se llega a un cruce donde se coge el camino de la izquierda, para posteriormente en el próximo cruce girar al camino de hormigón de la derecha que nos lleva a la aldea de Cerezales.

A la entrada del pueblo nos encontramos con un desvío a la izquierda junto a una casa que tiene una chabola de bloques de hormigón. Cogiendo este camino que deja la casa a la derecha volvemos a encontrar uno de los múltiples cruces de esta etapa, donde se toma el desvío de la izquierda, al igual que en el siguiente cruce, donde el hormigón desaparece y se transforma en una pista de tierra: estamos muy cerca del Pico La Llosona, lugar más alto de esta etapa y desde donde tenemos unas excelentes panorámicas de Peña Mea y de los montes del Parque Natural de Redes, así como de la explanada de Nava y Siero.

Continuando por el sendero llegamos junto a unas casas que tienen un gran roble de frente, es el pueblo de La Cruz; lo cruzamos y giramos a la derecha en la carretera que nos encontramos, para acto seguido volver a girar a la izquierda y coger en dirección a San Julián de Bimenes.

Al poco trecho sale una pista de hormigón a la izquierda que indica “Campabaxera“, la cual cogemos y nos introducimos en la pista de tierra que discurre por el “Cordal de Nava“, no sin antes haber obviado los dos cruces de la derecha.

Una vez en la pista de tierra, ésta deja a la izquierda un pequeño conjunto de casas y discurre junto a la vertiente de aguas, y desde ella tenemos espléndidas vistas de toda la zona central de Asturias, así como de Peña Mea.

Continuando con las múltiples subidas y bajadas, la pista nos conduce a un cruce, que debemos seguir por la derecha y dejando la desviación de la izquierda que nos lleva a un eucaliptal.

Seguimos por la cima del cordal hasta el próximo cruce donde se coge el camino de la derecha, y en el siguiente se coge el de la izquierda para dirigirnos hacia la línea de alta tensión que tenemos de frente y que atravesamos, hasta llegar a una zona donde existe una explotación ganadera con prados y unas naves junto al camino, y varios árboles donde podemos cobijarnos en caso de un día de fuerte calor.

Ya no nos queda que en el siguiente cruce ignorar el camino de hormigón de la derecha y tomar el de la izquierda que en poco tiempo nos llevara al Alto de Espinadal, muy cerca del pueblo de Nava y final de esta etapa.

Ruta alternativa

En esta ocasión realizaremos la misma ruta que la principal y aquellos que no podamos realizarla al completo el autobús nos recogerá en puntos intermedios.

13/01/2019 1ª etapa a Covadonga (Oviedo – Bendición)

Cota de partida: 350 m
Cota de llegada: 282 m
Cota máxima: 525 m
Distancia: 16,2 km

Esta primera etapa del GR 105 comienza en el concejo de Oviedo, en la aldea de Covadonga, junto a la capilla dedicada a la Virgen de Covadonga, situada en la antigua carretera nacional 630 que une Oviedo con Olloniego.

Desde este punto se continúa por la carretera nacional en dirección sur, la cual desciende ligeramente hasta encontrar una desviación a la izquierda entre unas casas que tiene una balconada acristalada (El Calderu), donde la carretera comienza a ascender, aproximadamente a unos 300 metros. Aquí nos desviamos a la izquierda siguiendo el camino asfaltado.

La pista discurre entre árboles y al poco trecho nos encontramos con un lavadero recientemente restaurado, el cual se deja a la izquierda para llegar a una bifurcación de caminos en Y, donde existe una señal indicativa de los pueblos de Los Llanos y Faro; seguimos por el de la derecha, que asciende ligeramente y que nos conduce a Los Llanos, pueblo que tenemos que atravesar y continuar hasta llegar a La Llovera, donde cogemos el camino de hierba de la derecha que está después de pasar la ultima casa; continuando por él pasamos junto al depósito del agua, y comienza a transformarse en sendero hasta llegar a una pista de hormigón, la cual seguimos por la izquierda.

Desde este punto tenemos una bonita vista del monte Naranco dominando toda la ciudad de Oviedo, y mirando hacia el SE se contemplan las antenas situadas en el monte Grandota, hacia donde nos tenemos que dirigir.

Siguiendo durante un trecho por esta pista llegamos a una encrucijada de caminos, y se coge la pista asfaltada que nos encontramos de frente a nosotros y la cual continuamos en la dirección que llevábamos.

Poco después, al salir de una pronunciada curva, se encuentran dos senderos hormigonados a la izquierda, cogemos el segundo que sale casi de frente en el sentido de la marcha que traemos, y que al poco tiempo nos lleva junto a un muro de hormigón con cipreses detrás de el, y que tiene a la derecha una casa construida con bloques de hormigón blanco.

Siguiendo por este camino llegamos a un cruce con una carretera, que seguimos por la izquierda y que nos conduce, después de obviar el cruce de la iglesia de Naves, a La Grandota, hasta llegar a encontrar un desvío justo donde existe una finca con una portilla de hierro. Aquí llevamos cerca de 3 kilómetros y medio de recorrido.

Es en este cruce donde existen dos alternativas. La de la izquierda rodea la cima de La Grandota por su cara norte, pero tiene gran cantidad de maleza, lo que dificulta el paso del senderista.

Siguiendo por la carretera de la derecha se llega a otra de las muchas encrucijadas que nos encontraremos en esta etapa, y debemos seguir por la del medio obviando el camino de la derecha (que desciende) y el de la izquierda (que conduce al depósito de aguas).

Siguiendo siempre por el camino que llevamos, al poco tiempo nos sale a la derecha el sendero que habíamos dejado en el cruce de la casa con la portilla de hierro. A partir de este punto el sendero juega con la línea de cumbres y tenemos unas excelentes panorámicas de la Sierra del Aramo, del Valle de Tudela de Veguín.

Cuando llevamos recorridos 5.700m, encontramos a la derecha del cruce el sendero que viene de Mieres. Aquí se termina el asfalto y se debe seguir por la pista de tierra de la izquierda durante 1 km hasta encontrar el próximo cruce a la derecha; siguiendo siempre por la pista de tierra y obviando los dos próximos cruces a izquierda y derecha, se llega junto a una casa de dos pisos, que está al pie de una pista hormigonada: estamos en La Paranza.

Aquí seguimos en la misma dirección dejando a la derecha la carretera asfaltada, el invernadero y el hórreo, cogiendo esta pista por la izquierda, que en ascenso se introduce en un pequeño bosque y que nos lleva a una encrucijada de varios caminos; aquí se abandona la pista que traemos y se coge el que sale casi enfrente de nosotros, que deja a la izquierda un poste de la luz de hormigón.

Este camino discurre en ligero ascenso totalmente entre árboles y vegetación hasta llegar a un pequeño claro donde existe una mesa y a su derecha sale un camino señalizado. Siguiendo el camino de la izquierda llegamos a un pequeño collado donde podemos observar al fondo Peñamayor por un lado y la llanura de Siero por el otro; después de pasar junto a una casa con cuadra abandonadas, llegamos a La Pasera, perteneciente al concejo de Noreña.

Siguiendo por el camino llegamos a la aldea de La Bobia, aquí la pista asciende dejando a la derecha la aldea de La Zorera y se coge la pista de la izquierda, que está en muy mal estado, dejando a la izquierda la peña; al llegar a la línea de alta tensión se gira a la derecha, aquí la pista transcurre por la ladera norte del Pico Cadaval. Desde este punto tenemos unas excelentes panorámicas de todo el camino recorrido, pudiendo contemplar gran parte de los concejos de Oviedo y Siero, con sus múltiples poblaciones salpicando todo el paisaje.

Comenzando el descenso por un sendero nos conduce nuevamente a una pista que cogemos en sentido izquierdo, poco después la tierra se vuelve asfalto y nos encontramos con un cruce donde se coge la carretera por la derecha que nos conduce a unas casas que tenemos cerca, estamos en Molledo.

Antes de llegar a la primera casa sale un camino a la derecha, junto a una pared de hormigón y que bajo una cubierta de árboles llega junto a una portilla, que es la entrada a una finca donde se crían caballos de montar y que cierra el camino; cruzamos la portilla, volviéndola a cerrar después, atravesamos el prado hasta volvernos a encontrar con otra portilla, que cruzamos y volvemos a dejar cerrada, y continuamos por el camino que desciende y que nos lleva junto a una pista que esta pegada a la autovía.

Continuando por esta pista se llega al cruce de la carretera de Molledo, aquí giramos a la derecha y pasamos por debajo de la autopista hasta llegar al próximo cruce, donde tomamos el sentido izquierdo, hasta el próximo cruce, donde existe una casa; aquí se abandona la carretera que traíamos y cogemos la pista que deja la casa a la izquierda.

Ya no nos queda más que volver a girar a la izquierda para coger el sendero que bordea una nave y que nos conduce hacia un arroyo que cruzamos, a los pocos metros estamos en la carretera final de esta primera etapa.

Ruta alternativa

En esta ocasión realizaremos la misma ruta que la principal y aquellos que no podamos realizarla al completo el autobús nos recogerá en puntos intermedios.